lahaine.org

compartir

                        

Dirección corta: https://lahaine.org/fL0a

Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf
  tamaño texto
Enviar por e-mail  enviar        Versión para imprimir  imprimir

traductor

21/06/2018 :: Madrid, Estado español, Nafarroa

Solidarios con Altsasu calientan motores

x Carlos Martín - Homer
Llamamiento a la sociedad madrileña para que acuda a la manifestación de Madrid del próximo sábado en defensa de los jovenes de Altsasu.

21/ 6/2018/ Madrid Teatro del Barrio.

Los encausados de Altsasu no están solos también cuentan con una amplia solidaridad en Madrid. "Si tocan a uno nos tocan a todos” llegó a decir Taibo en este evento, y cuenta de ello es el despliegue de participantes del mundo de la cultura y de la política. Patricia López, Cristina Fallarás, Sol Sánchez, Madres contra la Represión, César Strawberry, Willy Toledo, Enrique Santiago, Activat abogados y Carlos Taibo entre otros, han ido simultáneamente dando sobradas razones para tratar de esclarecer el montaje al que continúan sometidos los jóvenes de Altsasu, 7 de ellos aún en prisión. Entorno a la mesa de participantes una amplia representación de la Plataforma de Apoyo a Altsasu de Madrid arropaban el acto, que junto a un público entregado y la proyección de un video de apoyo del diputado de ERC Gabriel Rufián, que no pudo asistir, y de un documental de apoyo a los encausados, dejaba ver un señor acto huérfano de aquellos medios que incondicionalmente se apresuraron a contar la versión incriminatoria.

Tratar de entender por qué no se ha aplicado una justicia coherente “mi estupor ante la utilización de la justica como herramienta política” decía César Strawberry cantante de Def con Dos, poniendo de relieve el ansia por buscar ese supuesto terrorismo inexistente “bueno como sois vascos pues algo malo tendréis, vamos a aplicaros unas penas desproporcionada por los hechos”.

A continuación Patricia López, periodista, pedía justicia por los condenados en la pelea de bar ahora que la Audiencia Nacional se ha dado cuenta que ha habido un error de cálculo y que se había condenado a una persona a 13 años y eran 10. Sin duda se ha tirado a lo alto y se aprecia las incongruencias desde el principio “Fue una instrucción viciada desde el mismo día de la pelea donde se hizo un atestado con una jueza y unos Guardias Civiles que intentaron plasmar unos hechos que no ocurrieron”. Una teoría de hacer de la nada un todo que ha puesto a funcionar un engranaje mediático donde solamente las familias de los Guardia Civiles son las víctimas, en connivencia con la política de interior de Zoido que difícilmente se verá cuál es el grado de implicación en este proceso envenenado.

Sol Sánchez portavoz de IU, que coge el relevo en la rueda de prensa, no da crédito como en un estado de derecho pueda ocurrir algo de este calibre. “Se ha aprovecho una modificación del código penal del 2015 para perseguir a los terroristas yihadistas para llevar a estos chicos ante la Audiencia Nacional”. Poniendo en entredicho la banalización que hace el propio poder judicial de un tema tan serio como es el terrorismo yihaidista.

Enrique Santiago secretario del PCE versado en temas judiciales manifiesta que la “sentencia es claramente represiva por que aplica contundentemente el derecho penal del enemigo sin justificación alguna”. Esto contradice la función social que tendría que tener el derecho penal por ser el último mecanismo de intervención en un sistema democrático. Es un uso fraudulento del derecho cuando se juzga desde la Audiencia Nacional un supuesto caso de terrorismo y no cae por su peso cuando ya no se está juzgando como tal. Las razones que expone Enrique tienen como premura la derogación de la actual reforma del código penal tan lesiva a los derechos fundamentales y que han puesto en prisión a los jóvenes de Altsasu.

Al hilo de lo expuesto en materia judicial, Alex Sanz de Activat Abogados, pone en cuestión como se ha utilizado en el caso de Altsasu el concepto de terrorismo “las intenciones que tenían eran dos, por un lado magnificar unos hechos que no tenían transcendencia y por otro que no les juzgara un tribunal determinal sino la Audiencia Nacional”. En consecuencia, lo que era una pelea de un bar ha servido para poner en la cota más alta el delito que en un tribunal ordinario podría haber supuesto un procedimiento de delitos leves.

Rommy Arce, concejal de Ahora Madrid y militante de Anticapitalistas muestra su solidaridad y pide la absolución de estos jóvenes y su pronta libertad. Ante la instrumentalización de las luchas legítimas de los movimientos en la sociedad vasca “me gustaría insistir en algo que también tiene que ver con los hechos, que es la criminalización del pueblo de Altsasu y en consecuencia el pueblo de Navarra”.

Carlos Taibo, profesor de ciencias políticas en la Universidad Autónoma de Madrid, expresa que los que mueven los hilos de la sociedad han llegado a la conclusión de que correspondía acabar con las “fórmulas de represión crudas, caprichosas y en su caso violentas en provecho de otras diferentes, más suaves, más eficientes y al cabo, más lucrativas para sus intereses”. Aprecia en el caso de Altsasu una represión dura que refleja como ese poder ha ido poniendo herramientas precisas para apuntalar estas aberraciones y pone en la cota de la responsabilidad el conjunto de “medios de incomunicación del sistema”, y aquellos intelectuales que asumen el papel seguidista de jueces y fiscales para preservar su recinto de privilegios.Después de una retahíla de responsables, hace énfasis en los gobernantes que buscan el control señalando como enemigos a pintores, autores, cantantes, independentistas, comunistas, anarquistas, etc. El “Rey está desnudo” lo demuestra esa multitudinaria manifestación de Iruña del fin de semana pasado. La mayoría de las personas que estuvieron allí, sabían que podían ser ellos los que estuvieran en un bar de Altsasu esa noche de otoño del 2016.

Siguiendo el mundo de las artes y las letras toma la palabra Cristina Palladás escritora y activista “estamos asistiendo a una territorialización de la violencia y de la idea de terrorismo y de la acción judicial, pero también de una territorialización de nuestra lucha contra ellos”, una reflexión que no está tan ceñida al territorio en cuestión, sino al territorio de las redes sociales que es estanco y no deja rastro de acción sino se transforma en realidad ya que la acción virtual no deja rastro real.

El actor Willy Toledo ovaciona sentidamente, además de a los represaliados de Altsasu, a todos los y las presas políticas de las distintas causas que “actualmente malviven y sobreviven en las mazmorras del estado fascista español”.
En este momento, “p
edirle justica a uno de los estados históricamente más represor de toda Europa es como pedir que el sol salga por el oeste, con lo cual lo mínimo que podemos pedir es que no se ejerza la venganza contra las personas inocentes”.

Después, Carlos Frabetti, escritor, declara en el frente semántico “no podemos permitir que sean los verdaderos ladrones los que definan el robo y la propiedad, tampoco podemos permitir que sean los verdaderos terroristas los que definan el terrorismo”.
Y por último, una de las portavoces de Madres Contra la Represión que han apoyado desde el principio este caso “
somos madres de personas que han sido represaliadas y que lo siguen siendo”, conmocionada dice que llega a entender que si un hijo sale a las fiestas del pueblo y termina en el cuartelillo puede entrar dentro de la normalidad, pero que después se lo lleven a la Audiencia Nacional como terrorista y asumir esto “se te abren las carnes”

Los asistentes hacen un llamamiento a la sociedad madrileña para que acuda a la manifestación que está convocada en Madrid el sábado por las 7 de la tarde.


compartir

                        

Dirección corta: https://lahaine.org/fL0a

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal