lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dN8O

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

24/12/2012 :: Madrid

Feliz Navidad desde el Madrid de 1936

x Eduardo Andradas
Un trayecto novelesco Madrid-Fuencarral-Alcobendas el 23 y 24 de Diciembre de 1936.

Miércoles 23 de Diciembre de 1936, la tierra de la Ciudad Universitaria esta aburrida de tanta bala, la metralla golpea los parapetos que rodean la Casa de Velázquez y aquí en Madrid, sigue la Republica en pie, no dejando pasar al fascismo a su capital de la gloria. El Coronel Azulgaray, como el General Miaja, opinan que los facciosos quieren entrar por la localidad de Fuencarral, a ese “poblachón mal construido” del que hablaba D. Manuel Azaña y que en este invierno se calienta de obuses y bombas enemigas.

Abandono las trincheras, en ese punto en donde hace unos meses se educaba media España y se hacía doctorada. Como la estación del Norte, está en guerra, subo hasta el Barrio de Noviciado en un auto rayado de pintada de la JSU, un viejo deportivo Hiparco, que tuvo que pertenecer algún señorito del Barrio de Salamanca para sus ligoteos de campo y mantel en la Pradera de San Isidro. Alcanzo a paso el metro de la línea dos de Noviciado, a sus puertas me encuentro a Joaquín Andradas, al que conocí en las razzias en las sierras del Guadarrama en el movido Julio pasado. Es un socialista de Largo Caballero, que vive en una buhardilla en la próxima Calle Limón. Es mínimo de estatura y abraza un máuser de 1893 en sus manos pequeñas. Me estrecha a él y comienza a hablar de los combates del 9 de Noviembre en los que participo en la Casa de Campo. De tanto disparar se daño el hombro por el retroceso fuerte del fusil. No pasaron repite constantemente.

Me despido de él con un leve salud y una sonrisa compinche. En el suburbano la luz es ligera y la oscuridad tapa a cientos de refugiados en sus andenes. Sentados en el vagón a mi lado, va una familia de la Calle Hilarión Eslava, pregunto al más pequeño su nombre, Pepe Gómez Palacios me responde en una voz canija. Prende en su jersey de lana, una estrella de las Juventudes Socialistas Unificadas, parece un pionero ruso y le regalo una peseta de plata y una carantoña en su pelo negro revuelto. Recale en Cuatro Caminos, donde hice trasbordo para Tetuán de las Victorias. Me entretengo en la vagoneta con lectura del Mundo Deportivo, que le quite hace semanas a un voluntario catalán de la Columna Durruti. Se está disputando el campeonato de Cataluña, con dominio que se disputan Barcelona, Gerona y Español. Soy más de Semanario Grafico As, pero se dejo de editar en el verano y de leer La Libertad en las mañanas paradas del domingo.

Salgo a la superficie, ando por Cuatro Caminos, a la altura de su plaza de Toros, ya pellizcada por los bombardeos y me detengo en el campo de Futbol del Metropolitano, donde marcaba goles el Athletic Club De Madrid a chute de Gaspar Rubio y Elícegui y paraba la pelota

Duran, hoy en nuestras milicias y en la UGT en ingenieros. Por la Iglesia de Sales, se agitan los camaradas del Quinto Regimiento, a los que pregunto por un transporte al pueblo de Fuencarral. Es mediodía y el cielo de esta antigua villa de castilla, parece un avispero, un Potez-54 de los que envió León Blum es perseguido por cinco Fiat CR 32 pardos, a su encuentro seis chatos rojos que los dan caza, las alas y motores que trajo Mussolini a la península, ponen huida de nuevo al resguardo de su zona.

En el cuartel de estos guerreros del PCE, una radio emite el sorteo de lotería de navidad, este año desde Valencia y cantan el “gordo” los niños del colegio “Ferrer y Guardia” en el premiado numero 27.471.

Se me busca un camión soviético ZIS “3HC”, o castizamente llamados “Tres hermanos comunistas”. Es conducido por Enrique Casas, recientemente carabinero y miembro del comité de la JSU del Ayuntamiento de Madrid, este joven muchacho del Barrio de Diego León, me cuenta que es aficionado al ciclismo y amigo de la familia Pena Brea, de la que destaca José en las filas de sus juventudes.

Cogemos en la Glorieta de Cuatro Caminos la carretera de Francia y vamos dejando casas blancas y tejas en barbecho, donde suena el viento frio y se abre por él las chimeneas encendidas a leña. Ya se ven los campos secos de Cebada, centeno y sin el amarrillo de los trigos.

Están quietos los arados en la escarcha y los vencejos revolotean por las copas de los pocos olivos e Higueras que nos dan la bienvenida a Fuencarral.

Se equivoca el invierno instalándose en las viñas y dejándolas áridas estos meses. Se duerme el día en el atardecer del monte del Pardo, con el ruido de fogonazos de artillería. Desde aquí la antigua Magerit musulmana, no parece el goloso antifascista del mundo y si una tragedia griega, hoy más que nunca como decía Mariano José de Larra “Escribir en Madrid es llorar…”.

Nos reciben en la “Casa Grande” de la población, los miembros de la Federación local de Edificaciones de la UGT, que nos explican que las vacas que vimos a la entrada de la localidad, están colectivizadas por el Sindicato de Oficios Varios de la CNT, junto a la cercana finca de las Jarillas. Según nos dicen en el Barrio del Pinar los socialistas son mayoritarios, pero en los adentros del pueblo mandan los Anarcosindicalistas. En Fuencarral Izquierda Republicana era el que más afiliados tenia, por encima del PSOE, ahora creció el Partido Comunista y los anarquistas. Que son los que más se oponen al proceso de militarización de milicias que esta centralizando el Ayuntamiento.

La urbe fue en años anteriores, sede de reuniones de las Logias Masónicas de la región. Nos cuentan que los del Comité de Incautación confiscaron las propiedades de Francisca Román y se las entregaron al Frente Popular, que decidió en algunos locales apropiados dárselos a la educación pública.

Se hace luna la atmosfera, abrazo a Enrique Casas que regresa a Madrid y tomo un trago de agua de la fuente del “Saceral”, por estas alamedas anexas, se cogió a hombros a González Peña el 23 de Febrero y llevado hasta la Casa del Pueblo del PSOE, donde se le obligo pronunciar un discurso improvisado, donde relatan que los aplausos para este héroe de la Revolución de Asturias de 1934, duraron minuto tras minuto. Y es que Fuencarral es roja y obrera, la tiene miedo la derecha más reaccionaria, dos días después de lo anterior, se asalto el círculo de la Juventud Tradicionalista, a bandera y puño en alto y sillas que salieron por la ventana.

Y es que la Republica trato bien a Fuencarral, en Marzo le comenzó a colocar un sanatorio anti-tuberculoso y adecento calles y plazas.

La Falange venia antes del 18 de Julio hacer prácticas de pistola, el 14 de Abril, la Guardia Civil detuvo a cinco de ellos, temiendo actos terroristas de los mismos. La población gusta del toro y el capote, exceptuando los militantes de la CNT, que se quedaron los terrenos del ex torero José Roger “Valencia”. Se me presenta Vidal Navas Robisco de la Sociedad de Trabajadores de la Tierra de UGT, que me invita a compartir, fuego, vino, pan, cebolla y mesa. Vidal detalla que el 21 de Julio muchos paisanos se subieron a la sierra y cita a su vecino Casto Villa, que estuvo con el Comandante Juan Perea en Lozoya.

Hace 5 semanas un piloto de nuestra aviación, fue abatido en combate aéreo sobre Fuencarral, según Vidal, era un ruso. El hielo se sujeta a la ventana y el compañero Navas, me convida a ver “Los marinos del Cronstadt” que están echando estos días los Brigadistas Internacionales estacionados en la localidad y que se reponen de las refriegas del frente.

89 minutos más tarde, de drama y heroísmos, pienso que Madrid es esa fortaleza de Kronstadt y los ejércitos Blancos se estrellaran ante ella. Antes de posarme en la cama, me lavo con un jabón de una fábrica contigua. Ya no se escucha al tranvía presentarse y seguir a Colmenar Viejo. En la almohada solo me entero de las estrellas y de mis sueños.

Jueves 24, amanece como prologo de la Nochebuena, en nuestra estimada URSS hoy es un día laborable, proletario, desde el año pasado, se celebra Nochevieja de nuevo, en España, en el otro bando 30 kilómetros mas allá, es tan importante que parece otro primero de Octubre donde se corono a Franco, tradición, espada, religión y poder otra vez en unidad.

Nadie puso fecha al nacimiento de Jesús de Nazaret, en el 221 se extendió el 25 como probable, sin que lo historiadores lo registrasen.

La Iglesia católica metió en la superestructura su calendario y creencias, a modo de dominio social, ¿Se debe celebrar el comienzo de un credo que subyuga al hombre y le hace siervo de un Dios? Jesús, el carpintero, el que echo a los mercaderes del templo y se enfrento a lo Mahatma Gandhi al imperialismo de Roma, puede que merezca unas copas y unos abrazos esta noche. La Iglesia que bendice a los del otro lado, que puso 50000 europeos en las hogueras por brujería o juzgo a Galileo y a la ciencia, no.

Desayuno, un vaso de leche cálido y un trozo de pan y mantequilla, doy con la luz del día y me cruzo con el luto de una mujer menuda, conforme dice Vidal, es la madre de Francisco del Pozo Garcia, fundador de la Falange local, de 22 años, se lo llevaron milicianos foráneos y le asesinaron a primeros de Agosto, pienso que cuantos lutos habrán dejado los Franciscos del Pozo de mas allá de la Casa de Campo. Por el camino del quemadero, me detengo a observar el musgo en la piedra, queda belleza en esta España abierta de sangre.

Confluimos con Gerardo Baena Gracia, unos de los primeros en entrar en el ayuntamiento el 14 de Abril de 1931 y proclamar la II Republica. También con Pablo Pérez Rubio, uno de los agitadores del Frente Popular y la maestra Eugenia Ayala Ortiz, la administración republicana construyo escuela nueva y saneada me dice la docente.

Es hora de irse quiero estar en Alcobendas al mediodía, por casualidad se halla en Fuencarral, unidades de lo que va a ser la Primera División en pocos días, según decreto del gobierno y se estacionara en Lozoyuela, al mando del Teniente Coronel Enrique Jurado. Trepo a un camión Ford y un casi soldado, todavía miliciano, ofrece salazón de esturión ruso, de los que envía Stalin, por esto me puntualiza que el simpatiza con el POUM, porque era amigo intimo de Jesús Blanco, secretario general de la Juventud Comunista Ibérica, recientemente fallecido en la guerra. El peleo en Sigüenza y Guadalajara en Agosto y ahora se dirige a Somosierra.

Cruzamos el minúsculo chorro de agua del Arroyo de la vega, lo demás es hielo, por el puente de hierro de Alcobendas, dejamos la fábrica de tejas a nuestra derecha y el control de la Guardia de Asalto. Por la travesía de Madrid desde la camioneta saludo a Francisco Ceballos Pardinas, que en Julio le recuerdo penetrando en la iglesia muy anticlericalmente, lleva una cesta de huevos, esta noche cenara tortilla, pero conociéndole mas será por la Saturnalia romana, que por el Jesús de Palestina. Bajo en la Plaza de la Republica, frente a la Casa del Pueblo de UGT, de ella sale, Alfonso García Mínguez, acompañado de su hermano Idelfonso. Tras los saludos, preguntan por las noticias actuales del Frente de Madrid, les respondo con un corto, No Pasaran.

Ya piso mi calle la de Fermín Galán, en su final está el lavandero de Las Charcas, por allí juega el niño Baldomero Rodríguez “Mero”, al que le regalo unos Caramelos Paco, que compre en su tienda en la calle Toledo numero 55 de Madrid. Unida al pilón, blanca a la manera del azahar y el pelo rubio terso, esta ella, dando limpieza a la ropa. La soplo en el cabello y me devuelve una sonrisa blanda y un beso compacto en mi boca. Sus ojos son una catarata de sentimientos, retira mi pistola Astra 902 de mi cintura, la suelta al suelo y se encoge en mis brazos. Mi corazón casi se pone a cantar a modo de Angelillo y a ella la haría una Pilar Muñoz a lo Federico García Lorca.

Cae el sol tímido de hoy, que resiste a morir rápidamente. Cuerpo a cuerpo, desordenamos la cama, la achucho de labio y que mejor cena grata y nocturnidad buena, que el amarse, sin misas de por medio.

Feliz Navidad desde el viernes 25 de Diciembre de 1936…Y siguen sin pasar.

PD: Todos los hechos, lugares y nombres que aparecen en esta historieta, son verídicos y existieron y solo han sido unidos, por mi yo trasladado a Diciembre de 1936.

* Eduardo Andradas es Poeta e investigador Histórico.


Otra Navidad desde 1938:
http://www.lahaine.org/index.php?p=58299

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dN8O

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal