lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fZ8v

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

10/01/2022 :: Madrid, Nacionales E.Herria

Coordinadora Antifascista de Madrid (CAM): `Madrid es el Benidorm de los fascistas europeos´

x Juanjo Basterra
Militantes antifascistas estarán este sábado 15 de enero en Bilbao en Zirika! a las 12:00 horas

 “Lo importante es militar en el antifascismo y tener la conciencia de que sin una militancia colectiva antifascista no vas a ningún sitio”

“Tenemos claro que esté o no la ley mordaza, evidentemente reivindicamos su abolición, pero vamos hacer lo mismo estando la ley mordaza como no estando”

“Está calando el antifascismo porque en estos últimos cinco o seis años en Madrid están apareciendo un montón de colectivos antifascistas” 

Juanjo Basterra, kazetaria eta militante soziala * E.H

La Coordinadora Antifascista de Madrid (CAM) nació a raíz de múltiples ataques neonazis alrededor del 20 de Noviembre, aniversario de la muerte del dictador Franco, a los puestos de las organizaciones políticas en el rastro hace ya casi treinta y tres años, entre otras agresiones que se sucedieron. Es una referencia de lucha y dignidad, organizan diversos actos y son semilla antifascista que se extiende por Madrid. Militantes de ‘La Cordi’ estarán este sábado 15 de enero en Bilbao. Será a las 12:00 horas en Zirika! herri gunea y mostrarán su historia antifascista.

Un momento de inflexión para la Coordinadora Antifascista de Madrid fue el asesinato del joven antifascista vallecano Carlos Palomino por un militar neonazi en el metro de Madrid, el año 2007. Antes, en diciembre de 1998, Aitor Zabaleta, hincha de la Real Sociedad, fue asesinado por el neonazi Ricardo Guerra, vinculado al grupo Bastión del Frente Atlético, en los aledaños del Vicente Calderón. O el caso más reciente (30 de noviembre de 2014) donde Francisco Javier Romero Taboada, "Jimmy", fue asesinado a manos del grupo neonazi Frente Atlético. Un portavoz de ‘La Cordi’ nos ha contado en esta entrevista algunos detalles de su trabajo y de la lucha antifascista que desarrollan. A su juicio, “Madrid es el Benidorm de los fascistas europeos” y añade que “el fascismo nunca se ha ido, nuestro trabajo es exactamente el mismo desde que empieza ‘La Cordi’ hasta hoy”.

¿Como surgió la Coordinadora Antifascista de Madrid hace más de 30 años?

Surge hace 32 años años, este año cumplimos 33 años, como una respuesta política a unos ataques que sufren en Tirso de Molina. Los domingos en el rastro también se suelen poner puestos políticos y en 1989, un 20 de Noviembre, hubo una serie de puestos que fueron atacados y se salió como respuesta a esos ataques. Y desde ahí, como respuesta, surge la Coordinadora Antifascista como una réplica a esa agresión concreta. Más allá de que luego se convirtiera en un espacio colectivo, de reflexión y demás, surge en un primer momento como respuesta al fascismo que ataca esos puestos políticos de Tirso de Molina y otras agresiones que hubo en esas fechas.

¿Cuántos grupos integráis la Coordinadora?

En la charla, que hicimos en las jornadas de noviembre, lo planteamos como que ha ido evolucionando la trayectoria histórica dentro de la Coordinadora de todos los colectivos que la han ido integrando. Desde el principio hasta hoy no somos los mismos colectivos. El único colectivo que lleva más de 25 años dentro de “La Cordi” es Izquierda Castellana; pero a lo largo de la historia ha habido diferentes colectivos dinamizando la coordinadora. 

En un primer momento, se empieza a ver la relación de anarquistas y comunistas, luego se producen las típicas peleas que tenemos todos, y es cuando llega el proceso de Carlos Palomino. La realidad es que partir del 2000 vuelve a haber un proceso de trabajo conjunto en el sentido de que ‘nos llevamos mal, pero tenemos que asumir que tenemos un problema que nos está afectando a todos y tenemos que trabajar colectivamente’. Y ahí, otra vez, la Coordinadora Antifascista con Madrid Antifascista, que surge justo cuando le matan a Carlos, vuelve a trabajar con más colectivos, pero desde los 90 todos los procesos que tiene la Coordinadora Antifascista de persecución, de ilegalización hasta que matan a Carlos Palomino son años en el que ‘La Cordi’ tiene un perfil colectivo bajo, aunque sí que tiene capacidad de convocatoria los 20N y demás. A partir de la muerte de Carlos, es cuando en Madrid el movimiento antifascista vuelve a hacerse fuerte y es cuando los colectivos vuelven a integrar la coordinadora antifascista en Madrid. Son tres periodos, el final de los ochenta y noventa, el período preCarlos y Post Carlos y la actualidad. Son los tres períodos en los que hacemos una lectura de como ha ido evolucionando ‘La Cordi’ hasta hora.

¿Cuántos grupos estáis?

Actualmente la componemos 12 colectivos. Van entrando y van saliendo, pero somos doce o trece colectivos. Son colectivos de Madrid, organizaciones políticas juveniles, antifascistas y organizaciones de barrio. Es un perfil variado. Antes era más gente mayor, un perfil más político y duro, ahora mismo la integran colectivos de barrio, que son gente que se acercan al antifascismo desde lo barrial y se meten a ‘La Cordi’.

Todos los días vemos que le dan mucho chance al fascismo, que crece en intención de voto, según las diferentes encuestas, ¿cómo lo veis, más en Madrid, claro?

El análisis o nuestra lectura que hemos ido haciendo estos años, sobre todo, desde que irrumpe Vox, que parece que se pone de moda otra vez la palabra fascismo y que había desaparecido y vuelve a aparecer, es la misma de siempre: el fascismo nunca se ha ido, nuestro trabajo es exactamente el mismo desde que empieza ‘La Cordi’ hasta hoy. 

Nosotros no hacemos una lectura de Vox como un elemento fascista nuevo, sino como una cara más de un capitalismo en decadencia y un proyecto neoliberal. Más allá de eso, evidentemente que tiene un discurso racista, clasista, misógino y demás, pero no lo entendemos como un nuevo fascismo, porque entendemos que el fascismo ya estaba. Más allá del perfil sociológico que vote a Vox como fuerza política no se puede personificar ahora y darle toda la importancia que para nosotros no tiene, porque hoy es Vox y mañana no, y el fascismo, sin embargo, seguirá existiendo en Madrid y en todas las ciudades del Estado español. 

Es importante hacer la distinción de que el fascismo está aquí desde Franco, se muere y el fascismo sigue ahí, en las estructuras judiciales, en las políticas, en las policiales, en las fuerzas de seguridad…Evidentemente sí que tenemos que pensar en Vox como un elemento problemático dentro de los barrios por las acciones racistas, etc, pero no focalizar sólo en eso porque es un muñeco de paja muy peligroso.

¿Cómo se combate al fascismo, cómo lo hacéis ahí en Madrid, porque cada vez tienen más espacio en los medios de comunicación, en los parlamentos, en las empresas impulsan sindicatos fascistas…?

Madrid es el Benidorm de los fascistas europeos. En Madrid, se puede manifestar con banderas con esvásticas, con simbología de la División Azul, con simbología neonazi y nazi y no pasar absolutamente nada. En Madrid vivimos el fascismo materialmente. Más allá del auge del discurso en redes sociales y toda la parafernalia más moderna, sí que lo vivimos materialmente cuando esta gente sale a la calle y no pasa nada. 

Concretamente hacen sus manifestaciones en el barrio Chueca, gritando fuera judíos de nuestros barrios, fuera maricones de nuestros barrios, y no pasa absolutamente nada. Evidentemente esa gente, por otra parte, es la misma que estaba hace diez, quince, veinte años. Sí es verdad, que se están incorporando jóvenes de los barrios, porque socializan con sus vecinos igual que nosotros, pero sigue siendo la misma gente. No hemos notado un auge especial de los movimientos neonazis en Madrid. Sí se ha magnificado por eso de las redes sociales, que son absolutamente necesarias, pero que se magnifica todo mucho, pero son los mismos que estaban antes. Les conocemos a todos.

¿Cómo luchamos contra eso?, que me has preguntado, a lo largo de la historia de ‘La Cordi’ ha habido diferentes perfiles de trabajo. Por gusto no es un espacio en el que se vaya a confrontar directamente con los nazis, en el sentido de que ‘La Cordi’ no es un espacio de confrontación directa. Entendemos que al ser una coordinadora de perfiles muy diversos, lo que nos impulsa a nosotros es trabajar el antifascismo en los barrios, desde el punto de vista de charlas de concienciación, presentaciones, proyecciones, echar una mano a las asociaciones de barrios, a lo chavales que quieran hacer un grupo antirracista o antifascista en su barrio o, entre otras, para dar respuesta a las agresiones que han habido en los últimos tiempos. 

Un ejemplo es que después del confinamiento en San Blas hubo una agresión por parte de los nazis a unos menores extranjeros no acompañados (MENAS), los chavales se encendieron y están en la cárcel. Desde ahí la gente del barrio que está en la coordinadora antifascista y la coordinadora tiene un papel de acompañar al proceso y dar una respuesta política a eso, más allá del enfado y demás, lo que hay que desarrollar es una política de base, por qué ha pasado esto y qué podemos hacer con esto. Desde ‘La Cordi’ intentamos trabajar no sólo desde la respuesta rápida de enfado y te pego, al final no te va a llevar a ningún sitio, sino trabajar una respuesta política desde los colectivos y las organizaciones de los barrios que día a día vivimos con eso. Para eso está ‘La Cordi’, más allá del folklore, postureo y demás.

Y, ahora que hablas de respuesta política, ¿tú crees que el Gobierno español, el Gobierno más progresista de la historia como se autodefinen, está garantizando que no resurja o que no aflore ese fascismo tan prominente?

Te pongo un ejemplo cuando matan a Carlos, la delegada del Gobierno en Madrid es del PSOE. Y todo lo que son las semanas previas al asesinato de Carlos y las posteriores, esa delegada del Gobierno ilegaliza las convocatorias antifascistas y legaliza las convocatorias nazis. Incluso las convocatorias que se meten de urgencia para exigir la justicia para una persona que ha sido asesinada son ilegalizadas, mientras legaliza convocatorias abiertamente nazis. 

Nosotros tenemos la experiencia en Madrid de que independientemente sea el PSOE, el PP o cualquier partido político la respuesta del antifascismo tiene que ser siempre contundente ante cualquier partido político que esté en el Gobierno. Nosotros en los últimos años no hemos notado diferencia entre un gobierno y otro. Te quiero decir que la estructura del Estado trasciende también a los partidos políticos y el gobierno, la aplicación va a ser siempre la misma. El gobierno más progresista de la historia, bueno; no sabemos dónde está.

Eso dicen ellos…

Ya, pero independientemente de eso, nuestra respuesta siempre tiene que ser contundente y no nos podemos confiar. Porque ya te digo, en el 2007 la delegada del Gobierno era del PSOE y fue la que más trabas puso para hacer los homenajes a Carlos, al antifascismo y demás. Nuestra experiencia más clara es por nuestra experiencia más dolorosa que la sufrimos en ese momento.

Por otro lado, ¿La ley mordaza os está afectando mucho?

Nos afecta bastante, sobre todo, en lo que son acciones y demás que podamos hacer. Este tipo de procedimientos que ahora, supuestamente, pasan por lo administrativo y nadie quiere verlo como un procedimiento penal, limita nuestra capacidad de trabajo muchísimo. Porque de momento que tu tienes multas de 600 euros … tu trabajo político, por suerte o por desgracia en el mundo que vivimos, requiere de financiación y requiere de gente que no tenga 3.000 euros de multa.

En otros puntos del Estado español, por lo que hemos hablado con otra gente, la aplicación de la Ley Mordaza es contundente, pero no tan contundentemente aleatoria como es en Madrid en que todos tenemos multas o juicios por esta ley mordaza. De lo más absurdo: por pegar un cartel en una manifestación a lo más diverso, acaban disponiendo de ese marco jurídico sobre todo para dificultar nuestra capacidad política y nuestra capacidad de acción. Entendemos que sí que es una ley para terminar con la militancia política.

Dijeron que la iban a derogar, pero Amnistia Internacional también ha criticado el nuevo texto.

Ni está, ni se le espera. Nosotros tenemos claro que esté o no la ley mordaza, evidentemente tenemos que reivindicar su abolición, pero vamos hacer lo mismo estando la ley mordaza como no estando. Es lo que tenemos bastante claro. No limitamos nuestras reivindicaciones a procedimientos concretos o a cuestiones tan particulares, porque entendemos que el antifascismo tiene que estar por encima de ese marco, tiene que saber actuar por encima de los marcos posibles, como venimos haciendo desde que surge ‘La Cordi’.

Para este año 2022, ¿tenéis algún programa planificado?

Nosotros nos marcamos los objetivos cuando empieza el curso, que suele ser en setiembre. Con esto de la pandemia hemos tenido que frenar. De hecho, un ejemplo concreto es que en las jornadas antifascistas, que llevamos haciendo hace casi diez años suelen ser todo noviembre, y hemos tenido que posponer un montón de cosas y el concierto lo vamos a hacer en marzo, aunque originalmente lo hacíamos en noviembre. 

Estamos teniendo dificultades para hacer lo que nos gustaría hacer con esto de la pandemia. Independientemente de eso, aquí en Madrid desde que nos soltaron del primer confinamiento duro, hemos sido la única coordinadora o plataforma que sistemáticamente tiene actividad. Que más allá de las restricciones y demás, y siempre garantizando la salud de todas y todos, siempre tenemos en mente que no podemos parar. No podemos permitir que lo que no ha conseguido el fascismo lo consiga pandemia. 

Tenemos que tener en cuenta esas limitaciones que tenemos, pero nuestro trabajo tiene que seguir adelante. Este año lo que nos hemos planteado es tener todos los meses una actividad en los barrios ya sea de una charla, de apoyo o concentración, etc, que es el trabajo que tenemos que seguir haciendo. En marzo tenemos el concierto que sería el que históricamente hacemos en las jornadas antifascistas y que por desgracia no hemos podido celebrar este noviembre. Nuestro trabajo no ha dejado de ser lo mismo en veinte años, no en cuanto al contenido, pero sí de la forma de trabajar y la dinámica que tenemos en Madrid, que tenemos la misma dinámica, va cambiando el análisis histórico y nuestra dinámica es no parar y seguir trabajando el antifascismo de todas las maneras posibles.

En junio está la Cumbre de la OTAN en Madrid, ¿qué os planteáis?

Sí, eso sí. Ya se está moviendo aquí en Madrid, pero hay una plataforma específica creada para trabajar lo que sería una respuesta, la anticumbre. La Coordinadora Antifascista de Madrid no participa, sí colectivos que están en ‘La Cordi’, pero como coordinadora tenemos pocos espacios en los que participamos como tal. Participa la militancia de la Coordinadora Antifascista en tanto en cuanto los colectivos, pero no como Coordinadora, que no tenemos presencia.

¿Qué llamamiento harías para acudir a la charla de BIlbao este próximo sábado a la gente que se considera antifascista e igual no se mueve, se queda en casa?

El año pasado hicimos una reflexión motivada por el aprendizaje que hicimos de las jornadas antifascistas tras el inicio de la pandemia. Nosotros creímos que el año pasado iba a haber menos gente, como una reducción, y ha sido el año que más gente ha venido a las charlas, me refiero al año 2020. Sacamos una reflexión clara: el antifascismo sigue siendo más necesario que nunca y, sobre todo, sigue siendo más necesaria la presencia de la militancia.

Evidentemente las redes sociales son importantes y todo lo que sea una proyección hacia el mundo es relevante, pero el trabajo militante tiene que salir de las redes sociales. Tiene que estar en los barrios.

Con vistas a la charla, nosotros siempre animamos que la gente vaya a la charla para conocer cuál es la historia del movimiento de lucha antifascista de Madrid, porque entendemos que dentro del Estado español tenemos la posibilidad de aportar una serie de aprendizajes que en otros lugares no han tenido, aunque en Euskal Herria han sido otros, pero en ese tema del antifascismo el fascismo de calle más duro se ha vivido en Madrid. Al final, es importante que compartamos eso para que las ciudades en las que no ha pasado, no pase y tengamos la posibilidad de tener herramientas de respuesta colectiva para luchar contra eso.

Siempre decimos lo mismo, a la Coordinadora Antifascista nos da exactamente igual, me da igual si el chaval o chavala antifascista de su barrio milita en un colectivo antifascista de su barrio o en ‘La Cordi’. Da exactamente igual. Lo importante es militar en el antifascismo y tener la conciencia de que sin una militancia colectiva antifascista no vas a ningún sitio. Evidentemente, con eso nos quedamos cortos, pero sin ella no podemos ir a ningún sitio, por lo menos en Madrid.

Hay algunos otras ciudades que a lo mejor no es necesario ser antifascista, nosotros nos alegramos como no puede ser de otra manera. Cuando la gente de Segovia viene y nos dice que no trabajan el antifascismo de esa manera, nos alegramos. Eso es lo bonito del antifascismo: que se pueda trabajar de muchas maneras diferentes. Por eso, es necesario que se pueda tener ese aprendizaje colectivo.

 A partir de esa sabiduría que nos han dado los años y las batallas y la guerra que nos están dando es fundamental, sobre todo en un momento en el que nos conocemos todos, pero no se conoce nadie. Parece que la Coordinadora Antifascista de Madrid tiene en instagram 10.000 seguidores y 20.000 en twitter, pero luego nadie nos pone cara en la militancia real, nadie sabe quienes somos, nadie sabe el trabajo que hacemos, o sea que existimos, pero, en realidad, nadie nos conoce. Por eso, insistimos en un encuentro físico, un encuentro en las charlas, encuentro en los debates y en las asambleas y vernos donde nos tenemos que ver, más allá de que podamos poner un post y tenga mil ‘me gusta’. Eso nos da exactamente igual. Lo que nos importa, de momento, es lo que hay detrás, que es un trabajo real, un trabajo de manifestación, una charla, un concierto, la solidaridad con una persona que han metido presa, lo que sea. Lo importante es el trabajo material y real que llevamos a cabo todos los días del año. Por eso te decía antes con respecto a lo que íbamos a hacer este año es seguir en la lucha antifascista, porque no sabemos hacer otra cosa.

Si quieres añadir algo.

Hemos hecho el recorrido histórico y demás, y destacar de este año pasado 2021 lo hemos cerrado con gran cantidad de gente que va a la manifestación en recuerdo de Carlos, después de 14 años de su asesinato. Creo que una parte de la Coordinadora Antifascista es la memoria histórica de las personas que han dado la vida por esto. Que, al final, la militancia antifascista no es un juego que vengamos aquí a divertirnos o a pasárnoslo bien, o ser las y los más guays, sino que nosotros tenemos claro donde estamos y las consecuencias que va a tener eso y puede tener eso en nuestra vida. El caso de Carlos, el de Jimmy son ejemplos de eso. Es un caso de memoria histórica con las nuevas generaciones, porque si algo bueno nos han enseñado a nosotros las generaciones anteriores es saber mantener ese trabajo. Creo que hay una parte de ruptura generacional entre la gente que venimos de la gente más mayor, de la gente de la calle y la gente que viene ahora y que es un marco completamente distinto como son las redes sociales, y hay que saber articular una cosa con la otra.

La labor que está haciendo ‘La Cordi’ en los últimos años de saber articular a la gente joven con la gente que venimos de la militancia de más de calle, del antifascismo callejero, creo que es importante y creo que se manifiesta y se explicita en la manifestación de Carlos este año, que ha habido muchísima gente y en la manifestación del 20N de este año, que ha habido todavía muchísima más gente.

Al final, ese papel bisagra histórico que tenemos que tener creo que la Coordinadora Antifascista de Madrid está haciendo un buen trabajo. Eso me gustaría que quedase reflejado.

¿Quieres decir que está calando ese discurso antifascista?

Creo que si, porque en estos últimos cinco o seis años en Madrid están apareciendo un montón de colectivos antifascistas, que es gente que no conocemos. Es lo bonito. Que las nuevas generaciones tengan la iniciativa de organizarse colectivamente, y crean colectivos antifascistas en los barrios, a mi me parece que es un buen trabajo y manifiesta que eso lo estamos haciendo. No digo bien, porque no podemos pecar de soberbia, pero sí que nuestro trabajo está teniendo algún fruto y tiene impacto en los barrios, en las realidades en los barrios de Madrid.

Charla 30 años de historia de la Coordinadora Antifascista de Madrid

Urtarrilak 15 Enero

12:00etan

Zirika! herri gunea (Erronda kalea 12, Bilbao) Mugimenduentzako gunea

Casco Viejo <M> Zazpi Kaleak

Material de la Coordinadora Antifascista de Madrid 

https://sareantifaxista.blogspot.com/2022/01/coordinadora-antifascista-de-madrid-cam.html

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fZ8v

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License ::

Principal